Supervisores y productores del PTI Berries Biobío se capacitan para lograr óptimo proceso de cosecha

Más de 80 supervisores, productores de berries y personas asociadas al rubro fueron parte de una capacitación cuyo objetivo era entregarles herramientas que les permitan lograr un óptimo proceso de cosecha al interior de sus predios.

La jornada se desarrolló en el auditorio del Liceo Agrícola El Huertón, en la ciudad de Los Ángeles, y contó con importantes expositores que abordaron temas asociados a los aspectos básicos de inocuidad, control y seguimiento agrícola como factor de rendimiento y el manejo y gestión de cosecha en frambuesas, entre otros.

Al respecto, el gestor del PTI Berries Biobío Centro, Carlos Muñoz, relató que se trató de un curso de capacitación para supervisores y dueños de predios a fin de “poder entregarles herramientas fundamentales para que el proceso de cosecha sea realizado de la mejor manera posible”.

Una de las expositoras fue la gerente técnico del Comité de Arándanos de Chile, Julia Pinto, quien destacó la iniciativa impulsada por el PTI Berries Biobío Centro, programa cofinanciado por CORFO y administrado por CODESSER, ya que fue posible ver una gran convocatoria, a la que concurrieron personas involucradas en los arándanos, jefes de cosecha y con muchas responsabilidades tanto en el huerto como en la cosecha.

Durante la jornada, Pinto abordó un primer tema que dice relación con los desafíos que Chile tiene en términos de lo que está ocurriendo con la oferta mundial de arándanos, cuáles son los países que los están produciendo, cuándo los están produciendo, cuál es la calidad y condición de la fruta que están produciendo y que, actualmente, es la competencia.

“Tenemos que ver qué es lo que está ocurriendo en el entorno mundial para entender que nosotros debemos hacer ciertos cambios en lo que estábamos realizando tradicionalmente, cuando solamente Chile era el gran proveedor de arándanos a nivel mundial”, relató Pinto.

Por otra parte, la segunda mirada abordó un aspecto importante que hace alusión a lo varietal, qué variedades son las que realmente están funcionando bien afuera y cuáles son las que hay que recambiar porque no son de buena post cosecha o presentan un frágil comportamiento post cosecha.

En este sentido, sostuvo que “es importante que la gente sepa que existen variedades que llegan mal, que tienen problemas y que hoy no pueden ser comercializadas dada la oferta de otros países, que es bastante buena”.

Otro tema que Pinto promovió durante la capacitación fue la necesidad de construir buena fruta y, en el caso del arándano, el mensaje es que la calidad y la condición se construye en el campo; “la nutrición, el riego, todo lo que es el manejo de plagas y enfermedades, lo hago ahí. Eso es para obtener una buena materia prima porque, después, ésta sí o sí tendrá un desgaste para llegar a los mercados de destinos”, explicó la profesional.

Otro de los pilares fundamentales abordados durante el curso fue la gestión de cosecha; es precisamente en esta parte del proceso donde existe mucha gente involucrada. Esto, porque un productor puede tener una muy buena variedad de fruta, construir calidad y condición pero si no es capaz de cosecharla bien, puede echar a perder todo lo que hizo anteriormente.

De igual forma, Pinto abordó el tema asociado a la post cosecha como cuarto pilar; en este sentido, sostuvo que las empresas exportadoras deben realizar un buen trabajo en esta materia a fin de poder trabajar bien la materia prima que el productor obtuvo en el campo.

“Eso siempre estamos comparándolo con lo que es nuestro quinto pilar, con una norma de calidad para ver si todo el trabajo que se realizó funcionó bien. La exposición que realicé se basó en los cinco pilares para sacar calidad de futa, donde tenemos que poner atención pero dentro de un marco, dándole un paragua de lo que está pasando mundialmente”, finalizó Pinto.

La jefa de planta de Agrícola Hüne, Claudia Retamal, relató que –junto a los socios que forman parte de la Sociedad Agrícola El Álamo- realizaron un proyecto de Control y Seguimiento Agrícola que contempla todas las labores que realizan al interior de un huerto con el objetivo de hacer un análisis de los datos conseguidos al final de todas las temporadas y que permita, además, analizar los resultados obtenidos en la fruta, tanto en la calidad de la condición como en la productividad.

Sobre eso se basó su exposición frente a los asistentes a la capacitación que el PTI impulsó en el Liceo Agrícola El Huertón, agregando que “los aspectos que consideramos para el análisis son las condiciones agroclimáticas, la nutrición, la condición fitosanitarias, producción, mano de obra, post cosecha y todo lo que es pre cosecha. Todos estos aspectos son los que analizamos, además de las condiciones agroclimáticas, para finalmente llegar al resultado que tenemos en la fruta”, relató la profesional.

De igual forma, añadió que lo que persiguen es poder manejar toda la pre cosecha con la idea de obtener una buena post cosecha; eso, lo analizan con los resultados que obtienen en destino.

Además, expresó que “es muy bueno que el PTI impulse este tipo de iniciativas porque como trabajamos con distintas agrícolas en este proyecto, nos dimos cuenta que hay hartas falencias en las personas que implementan las cosas en los campos”.

En este contexto, sostuvo que existe falta de interpretación en los programas, de conocimientos en el llenado de registro, en el cómo y por qué hacer las cosas, por lo que este tipo de jornada permite explicarle a los supervisores de los huertos el por qué se hacen las cosas.

Viviana Catalán es una pequeña agricultora de frambuesas y arándanos que forma parte del PTI Berries Biobío Centro; participó en la capacitación como una forma de mantenerse informada y buscar, siempre, formas que le permitan innovar en el rubro.

Catalán resaltó el desarrollo de este tipo de jornadas; “considero una muy buena idea que el PTI esté preocupado en dictar cursos y charlas para que los agricultores estén informados de lo que ocurre a nivel nacional y mundial porque la fruta se exporta. Nosotros debemos estar en constante preparación en cuanto a las plagas, al manejo de la fruta y la cosecha porque siempre hay falencias; estas instancias nos ayudan para que, como agricultores, podamos mejorar nuestro equipo de trabajo”.

Christian Piffaut, de la Sociedad Agrícola y Ganadera Los Quillayes Ltda., valoró la capacitación y sostuvo que son muy importantes para que los propietarios, administradores y supervisores de huertos puedan adquirir conocimientos sobre cómo obtener una buena cosecha y mejorar sus porcentajes de embalaje, tener una mejor calidad y condición de la fruta.

“Soy participante activo del Comité Ejecutivo del PTI Berries Biobío y participa un 90% de las iniciativas que se hacen porque creo que si uno se compromete a participar en algo tiene que hacerlo y veo que todas las cosas que estamos haciendo son de interés para los productores”, sostuvo Piffaut.

De igual forma, añadió que uno de los aspectos relevantes que logró captar en el curso fue la existencia de una cadena completa que será necesario realizarla para poder llegar con fruta de condición a los mercados, ya sea asiático, europeo y americano.

A ello, agregó que “es importante que como agricultores pensamos que las exportadoras mandan su fruta de peor calidad a Estados Unidos y es un error ya que es el que nos compra más del 60% de la producción. Nosotros tratamos de hacer las cosas de la mejor forma posible dentro del predio pero es una cadena, debiendo preocuparnos del transporte, el frío el packing, los embalajes, por lo que tenemos que estar conscientes de esto y ser más proactivos”, finalizó el productor.